Porque el aprendizaje es infinito